El caso del extraterrestre felinoide llamado UOK – Segunda Parte

En este artículo continuaremos la historia de Kristina Brikarenko, la joven rusa que hizo contacto con un extraterrestre felinoide. Recuerda que, como otros casos de abducciones de seres alienígenas, no hay pruebas concretas de lo ocurrido. Lo que encontrarás en Plan Cósmico son los testimonios recogidos por un reportero de la zona, quien llegó a entrevistar a la personas que estuvieron involucradas. Así que te invitamos a sacar tus propias conclusiones, pero siempre dejando de lado cualquier prejuicio.

Una nave espacial con grabados de la raza Urmah

Todo parecía indicar que el accidente automovilístico era inevitable. Sin embargo, la luz que apareció de cielo detuvo a los vehículos, como si tratase de una fuerza magnética. La joven no entendía lo que estaba pasando, pero pudo percibir una sensación cálida y confortante. En un momento cerró los ojos, debido a intensidad de la luz. Cuando los abrió, había sido transportada a una extraña habitación a bordo de la nave.

A primera vista parecía un gran salón, conformado por siete paredes de color metálico. En cada una de ellas había grabados de un lenguaje desconocido, así como imágenes de once seres humanoides con cabeza de león. Las escenas representaban una gran batalla, donde estas criaturas luchaban contra gigantescos dragones. Ella se levantó en una especie de cama, completamente lúcida, y pudo distinguir una sola puerta en todo el lugar.

Un extraterrestre salva a una joven rusa de un accidente

Todo esto contrasta con la mayoría de historias de abducciones, donde las victimas despiertan algo aturdidas, en cuartos que parecen de hospital o laboratorios. En cambio, Kristina se sentía bien, incluso mejor de lo que nunca había estado. Para su sorpresa, la puerta antes mencionada se deslizó para un lado, y un ser de apariencia imponente apareció frente a sus ojos. Se trataba de un Urmah, de más de dos metros de altura, y con características que nunca podría olvidar.

Kristina Brikarenko conoce a Uok Hcresnoil

Lo primero que llamó la atención de la joven fue su hermoso pelaje. Se extendía por todo su cuerpo, y tenía un color blanco tan puro como la nieve. Su cabeza era la de un león, con una melena frondosa con rayos doradas. Cuando cruzaron la vista, se percató de una mirada penetrante y a la vez comprensiva, la cual tenía la tonalidad del cielo. Kristina quedó impactada profundamente, y no sintió ninguna clase de miedo. El alienígena se acercó a ella, y le dijo que su nombre era Uok Hcresnoil. A continuación, el felinoide le contó su historia y porqué la había salvado.